domingo, 12 de marzo de 2017

Ciudadanos Cartagena propone un plan de choque para impedir que desaparezca el 'Mercado Gisbert'

CARTAGENA.- El Grupo Municipal de Ciudadanos en Cartagena está decidido a reactivar y salvar al Mercado Gisbert de su desaparición. El portavoz local de la formación naranja, Manuel Padín, ha visitado recientemente las instalaciones de este mercado y ha podido intercambiar impresiones con Joaquín Espejo, pescadero y presidente de la asociación de comerciantes de la plaza, que mostró al portavoz los azulejos rotos, los aseos deteriorados, la falta de mantenimiento de los sumideros que provocan malos olores, y el abandono general del espacio, tras más de un año desde la última visita de los partidos que gobiernan Cartagena, según los pocos comerciantes que quedan. 

Las últimas obras que se realizaron fueron la mejora del sistema de iluminación, "que sobre todo muestra el vacío y el abandono de este emblemático lugar", ha señalado el portavoz.
Manuel Padín ha recordado que antes de su remodelación, hace unos 40 años, "esta plaza de abastos era el referente de la compra diaria de los cartageneros y abastecía a todo el casco antiguo y la zona de la estación". 
Su privilegiada ubicación convierte a la calle Gisbert en la entrada natural del Casco Antiguo, sus ramificaciones directas hacia el Puerto de Cartagena, el Castillo de los Patos, hacen de este lugar una de las desembocaduras del tráfico turístico más importantes del municipio, además, su proximidad al Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua), al Auditorio y Centro de Congresos El Batel, al eje Caridad-Serreta, calle Duque, la Plaza del Lago, el Museo Regional de Arte Moderno, o el futuro y revalorizado Cine Central "completan su estratégica posición que justifica todas las acciones posibles para que este mercado urbano vuelva a ser el palpitante espacio de abastecimiento que fue", ha explicado Manuel Padín.
Para el edil de Ciudadanos, "todavía resuenan en los oídos de los vecinos más veteranos el eco alegre y ajetreado del bullicio urbano y tradicional, en aquellos lejanos días era también un mercado abierto que se abría al público a través de espacios desde los que asomaban los productos frescos del día, y flotaban en el aire las enérgicas voces de los comerciantes cantando sus ofertas".
Para Manuel Padín, "la remodelación acabó con esta vida y probablemente se trató de una de las peores decisiones estratégicas de marketing que se han tomado en la historia de Cartagena. Los puestos quedaron secuestrados y sufrieron constantes cambios de ubicación, el espacio fue delimitado en sus extremos.. si la estrategia de dinamización comercial de un entorno debe perseguir el éxito productivo y satisfacer a los potenciales clientes para incrementar la rentabilidad del negocio, se consiguió precisamente todo lo contrario, dejaron a nuestra plaza abastos herida de muerte. 
Es como si aquel siniestro proyecto de remodelación y la parálisis, la pasividad de los años que le siguieron, fuera parte de un amargo plan para cerrarlo". 
El portavoz se pregunta cómo es posible que ese inmueble imponente sólo albergue hoy, marzo de 2017, solamente una pescadería y una frutería, "últimos reductos de una clase de resistencia numantina que sólo puede proceder de la voluntad y la vocación de los comerciantes de raza".
El portavoz de Ciudadanos asegura poder demostrar con datos demográficos y estadísticos que la ciudad de Cartagena necesita ese mercado de abastecimiento, "desarrollar sus posibilidades relanzará toda la zona". 
 "No hay partido político que no haya pasado por estas instalaciones con su cartera de promesas, y esos comerciantes nos cuentan que están cansados de tanta demagogia y tantos brindis al sol. Es el momento de presionar con acciones concretas y ambiciosas porque ya se percibe en el horizonte la recuperación del antiguo esplendor del casco histórico de Cartagena".

Plan de choque de Ciudadanos
Ciudadanos registrará una moción que será debatida en el próximo Pleno que contendrá un plan de choque, una batería de medidas para resucitar el Mercado Gisbert, entre las se encontrarán la acometida de una pequeña obra que consiste en una apertura de huecos para conectar la cara interior y exterior del muro que da a la calle Gisbert, con el objetivo de ganar en visibilidad y posibilitar la instalación de barras de mostrador de manera que los viandantes pudieran no sólo ver sino adquirir los productos desde la calle. 
"Son obras-explica Manuel Padín- la apertura, el dintelado y acondicionamiento, que no comportan ni mucho menos una gran inversión y sin embargo pueden generar un atractivo tremendo".
La iniciativa de Ciudadanos también incluirá una serie de estipulaciones para organizar los futuros nuevos puestos de venta, "debe hacerse de una manera muy inteligente y cuidada, exigiendo a los futuros titulares garantías de profesionalidad y su voluntad de incorporar valores añadidos que enriquezcan la experiencia del cliente, por otro lado hay que controlar la variedad de la oferta para que sea complementaria en su conjunto."
Otro de los puntos de la propuesta de Ciudadanos quiere aprovechar el factor del tránsito de los visitantes nacionales e internacionales e incluir el mercado y sus alrededores en la oferta turística del municipio, "hay que soñar con ambición y prudencia, no es ninguna locura cerrar la calle los fines de semana para montar un mercado de antigüedades, de artesanía mediterránea o local, de época, gastronómicos, esto ya se está haciendo en Barcelona, Valencia, Avilés, Pontevedra o Cádiz y en tantas otras ciudades españolas, un evento semanal que atraiga a los turistas". Facilitar el aparcamiento será otro de los puntos que incluirá el plan de Ciudadanos para salvar la plaza.
La formación naranja quiere dejar claro que este plan de choque puede y debe integrarse en los planes actuales del Gobierno de Cartagena, e incorporarse al Consejo Municipal del Comercio para ser matizado por los colectivos que allí hay representados.
"No es el momento para más planes de viabilidad ni económicos, es el momento de ensuciarse las manos y ponerse a trabajar y a sudar, a acometer acciones palpables y hacerlo cuanto antes, si queremos de verdad la recuperación del casco antiguo de Cartagena hay que apostar muy fuerte por la plaza de abastos de Gisbert, porque estoy seguro de que será uno de nuestros mejores revulsivos para relanzar toda la zona, y para que las generaciones futuras puedan vivir y disfrutar este mercado como lo hicieron las generaciones pasadas".