domingo, 12 de marzo de 2017

BMN obliga a sus empleados a formarse fuera del horario laboral

MADRID.- Los trabajadores de Bankia ya llevaron a la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri ante la inspección de trabajo por ‘obligarles’ a hacer los cursos de formación del Mifid II fuera del horario laboral. Ahora, los trabajadores vuelven a tener la misma queja sobre BMN, que ha comenzado a formar a sus cargos más altos, según OK Diario.

Existe una regulación bancaria que dice que a partir del 1 de enero de 2018, para vender determinados productos financieros, se tendrá que ser asesor financiero. La directiva, impuesta por la Comisión Europa, está en su segunda fase (Mifid II), y según fuentes conocedoras de la situación, consiste en un curso que podría durar entre 500 y 600 horas en total.
Según ha podido saber OK Diario, BMN está dispuesto a formar a todos sus empleados de direcciones, subdirecciones, gestores de banca empresas, personal, particulares, personal DPAI’s y DR, a partir del este lunes, 13 de marzo. En total, se estima que en este grupo hay cerca de 2.000 personas, que serán formadas en 2017; quedando para 2018 un tercio de plantilla y 2019 el resto.
Según CCOO, “el calendario para esta formación en 2017 empezaría en marzo y terminaría en octubre, con un descanso de dos meses, en julio y agosto”. El problema, es que este mismo sindicato señaló, apenas unas semanas antes, que la dirección de BMN indicó expresamente que la formación se tendría que realizar dentro del propio centro de trabajo, en horario laboral.
Sin embargo, siempre según el comunicado del sindicato, “la plantilla viene recibiendo continuamente recordatorios de cursos de ‘obligado cumplimiento’ pendientes de realización con ‘fechas tope de finalización’ y los remite el propio responsable del Departamento de Formación, pero no indica nunca cómo poder realizarlos dentro de los horarios establecidos para no prolongar jornadas en la oficina o en el domicilio, vulnerando la Ley, los acuerdos laborales y la conciliación personal y familiar”.
Resulta sorprendente, que sean Bankia y BMN, las dos entidades que serán fusionadas, las que más titubean con la formación de sus trabajadores. Según distintas fuentes consultadas, todo apunta a que tanto la una como la otra prefieren ver qué va a suceder con los trabajadores de la entidad resultante para ver quién pagará la formación.