miércoles, 15 de marzo de 2017

Bolas de arcilla y humus, rellenas de simientes de pinos y algarrobos, reforestarán los montes de Águilas

ÁGUILAS.- Un helicóptero de la empresa Rotorsun lanzará desinteresadamente este viernes 8.000 bombas de semillas sobre los montes de Águilas, mediante la técnica del nendo-dango, para repoblarlos con especies como pinos y algarrobos y evitar así el avance de la desertificación.

La iniciativa se llama 'Bosques para Águilas' y las bombas, bolas formadas por arcilla y humus y rellenas de semillas al menos, fueron realizadas en noviembre y diciembre por alumnos de primaria y secundaria de la ciudad. Y están compuestas de arcilla, turba y semillas de pino piñonero, pino carrasco, algarrobo y almez. Los materiales que las componen evitan su deshidratación al tiempo que las protegen de aves e insectos.
En su elaboración participaron unos 3.500 estudiantes, a los que se sumaron los usuarios del centro ocupacional Urci, de la asociación Alzheimer y los dos grupos scout de la localidad.
El viernes se lanzarán sobre la sierra de La Pinilla y montes próximos, una de las escasas zonas con bosque de pino carrasco que tiene el municipio y que ha sido gravemente afectada por la plaga del barrenillo.
Las bombas, que serán esparcidas por lugares de difícil acceso por tierra, son autosuficientes y reducen la necesidad de fertilizantes químicos, pues los materiales que las componen evitan su deshidratación por una posible exposición prolongada al sol y proporcionan la protección necesaria frente a aves, insectos y otros animales.
Además, son el sustrato necesario para que se produzca su germinación en el mejor período, ya que la arcilla permanecerá dura mientras el ambiente sea seco, pero en el momento en el que caiga la lluvia comenzarán a coger agua y junto al humus, que proporciona los nutrientes, se creará una capa húmeda que permitirá germinar a las semillas.
La actuación, que se llevará a cabo sobre una superficie aproximada de 20 hectáreas de monte, tiene un porcentaje de éxito de un 5% es decir, que de las 8.000 bombas lanzadas germinarán unas 400. Una cantidad que aunque pueda parecer pequeña es muy importante.
La Sierra de la Pinilla es una zona emblemática del municipio y una de las pocas zonas de bosque de la localidad, que en los últimos años ha empezado a perderse debido a la sequía y las plagas de procesionaria y barrenillo.