viernes, 17 de marzo de 2017

Investigan al exdirector comercial de una empresa de Santomera por vulnerar la cláusula de confidencialidad


MURCIA.- Un juzgado de Instrucción de Murcia ha admitido la querella que la empresa Atosa, con sede en Santomera, y su representante legal presentaron contra el que fue su director comercial y consejero, V.P.C., por un presunto delito de descubrimiento de secretos empresariales.

La querella fue presentada por el bufete de abogados murcianos Pardo Geijo, y la misma contiene más de sesenta correos electrónicos que el querellado envió a personas ajenas a la empresa querellante.
Para esta, su actuación supuso una vulneración del compromiso de confidencialidad que firmó en noviembre de 2005, por el cual tenía prohibido incurrir en las conductas que se recogen en la denuncia.
Por ese compromiso, debía respetar el secreto profesional, de manera que tenía vedado desvelar información de la empresa a terceros.
La querella fue acompañada de numerosas sentencias del Tribunal Supremo y de distintas audiencias provinciales que refuerzan las consideraciones recogidas en la misma sobre la comisión de esta figura delictiva y lo que debe entenderse por protección de datos y descubrimiento de secretos empresariales.
Dicen los letrados que "es obvio que los hechos narrados en este escrito de querella afloran demoledores a la hora de dar apariencia inicial a la vulneración del bien jurídico protegido por el tipo penal del delito objeto de imputación".
Y añaden que "basta con la revelación a terceros de información confidencial para consumar el delito, no siendo preciso que se llegue, efectivamente, a producir un perjuicio a la mercantil o beneficiar al tercero receptor".