viernes, 10 de marzo de 2017

IU-v Lorca exige la paralización del contrato del nuevo vaso de 'Limusa' que costará más de seis millones y medio

LORCA.- El portavoz del Grupo Municipal de IU-V en el Ayuntamiento de Lorca, Pedro Sosa, ha hecho pública la oposición -expresada formalmente en el día de ayer en el seno del Consejo de Administración de Limusa- al proceso de contratación del nuevo vaso de residuos que se construirá en Lorca y que va a costar a las arcas locales 6.685.000 euros.

Sosa advierte que en ese proceso de contratación, el Consejo de Administración, del que forman parte todos los grupos políticos, asiste como un "convidado de piedra" y sin capacidad de decisión alguna, cuando se trata de una de las mayores contrataciones por su importancia económica que haya realizado jamás el Ayuntamiento de Lorca. 
Por ello, sostiene el portavoz de IU-V, lo lógico es que en esa contratación hubiesen intervenido desde el comienzo los funcionarios locales de las áreas económica y de contratación y no se hubiese permitido por parte del alcalde de Lorca y de su gobierno local dejar todo en las manos del gerente de la empresa, al que IU-V no estima lo suficientemente cualificado para una contratación de esas dimensiones y relevancia económica.
El concejal de IU denuncia que en ese proceso de contratación ahora abierto ha vuelto a suceder lo que tantas veces sucede con las contrataciones públicas que se hacen en Lorca, y es que han vuelto a quedar excluidas varias empresas lorquinas, mientras que se incluyen y aceptan a las empresas foráneas de siempre, entre ellas, Ferrovial; una empresa cuyo nombre está hoy día en todos los medios de comunicación españoles por un presunto sistema de pagos ilegales (las famosas mordidas del 3%) para financiar a la derecha nacionalista que gobierna en Cataluña. 
Sosa sostiene que si hay corrupción es porque hay políticos corruptos pero también sujetos corruptores. En tal sentido, si finalmente esa o cualquier otra empresa acabase condenada por ello, lo lógico sería que se procediese a su exclusión definitiva para acceder a los contratos públicos, y entre tanto, habría que adoptar medidas preventivas, entre ellas las de confiar tan importante contratación en los funcionarios públicos cualificados para ello.
Sosa afirma que el PP de Lorca demuestra otra vez más que no es el partido de los empresarios locales, ni de la economía local, ni del progreso económico de nuestro municipio, porque cada vez que tiene ocasión para ello acaba dando los contratos de obra pública más sustanciosos a estas grandes empresas foráneas, sin que exista ningún retorno público de esas importantes inversiones para nuestro municipio en forma de empleo local, de dimensionamiento de sus empresas, y de activación de la economía lorquina.
El concejal de IU-V ha adelantado que le consta que algunas empresas excluidas van a impugnar el proceso de contratación, y que si efectivamente esa impugnación prosperase en las instancias administrativas o judiciales en las que se sustancie, habría que exigir responsabilidades políticas al más alto nivel que deberían ir desde el cese del gerente de Limusa hasta la reclamación de dimisión del alcalde y de los concejales con responsabilidad en esa empresa pública.