miércoles, 15 de marzo de 2017

Los delegados de 'Navantia' no consiguen entrevistarse en Madrid con la nueva presidenta de la SEPI

FERROL.- Los comités de empresa de Navantia de todo el Estado, en protesta por la gestión del sector naval y de los astilleros, se concentraron este martes hasta las cinco de la tarde frente a la sede de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), en Madrid.

Allí, acompañados por representantes en el Congreso y el Senado de En Marea, Unidos Podemos -con Pablo Iglesias a la cabeza-, PSOE y Ciudadanos, solicitaron la entrada en las instalaciones de la sociedad pública, para mantener un encuentro con la nueva presidenta, Pilar Platero. Sin embargo, esa reunión les fue negada, según explicaron, por cuarta vez, porque «a presidenta supostamente non se atopaba no recinto», según publica La Voz de Galicia.
«Están a coaccionar a nosa liberdade de negoaciación e non entendemos por que», señalaba el presidente del comité de empresa ferrolano, Javier Galán, que lideró la concentración. Finalmente, después de reiteradas peticiones y una llamada por medio, él y Jesús Peralta, su homólogo en San Fernando, consiguieron entrar y depositar un escrito en el registro de la SEPI.
En el mismo se recoge la reclamación a la corporación naval de restituir los derechos públicos incluidos en el tercer convenio colectivo, después de que el Tribunal Supremo tumbase el cuarto. Además, exigen carga de trabajo para los astilleros que, dicen, carecen de la misma (Fene y San Fernando); el cese del presidente de la compañía, José Manuel Revuelta, y la nulidad del artículo de los Presupuestos del Estado que impide una negociación con el Ministerio de Defensa.
«Ya que nos impedisteis entrar en las oficinas centrales, cada vez que viajéis, que sepáis que en los centros os vamos a impedir la entrada, libremente como debiera de ser, como vosotros nos la impedisteis aquí. Eso que lo tengáis claro. Si lo que queréis es más lío, los trabajadores que venimos aquí pacíficamente, vamos a provocar más lío», le trasladó Galán, en conversación telefónica, a la directora de Recursos Humanos de la firma naval.
Posteriormente, en declaraciones a La Voz de Galicia, zanjó que «as van pagar» y adelantó que el próximo 30 de marzo, en una botadura que se celebrará en la bahía de Cádiz, tratarán de prohibir la entrada a Revuelta.