martes, 14 de marzo de 2017

Los empresarios apelan a la «rentabilidad» del Corredor Ferroviario Mediterráneo para ponerlo en marcha ya

MURCIA.- Unos 500 empresarios de Cataluña, la Comunidad Valenciana, Andalucía y Murcia se reunieron este martes en la capital de esta última región para reivindicar la realización urgente del corredor mediterráneo ferroviario que unirá Francia con Algeciras como eje vertebrador del área y clave para el desarrollo económico.

El encuentro está promovido por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), que ya se reunió en Tarragona con el objetivo de que los empresarios de todo el arco mediterráneo trabajen conjuntamente para exigir al Gobierno el impulso definitivo a esta infraestructura.
Entre los asistentes del acto de este martes en Muria se encontraban los presidentes de Bankia, Ignacio Goirigolzarri, y Mercadona, Juan Roig.
El presidente de AVE, Vicente Boluda, recordó que el último compromiso del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para la puesta en marcha del corredor es 2019, si bien debe ser una solución "provisional" mediante un tercer carril que adapte el ancho de vía español al del resto de Europa.
No obstante, para Boluda, este tercer carril generará "cuellos de botella", ya que por una misma vía circularán trenes de mercancías, de cercanías y de alta velocidad (AVE), por lo que abogó por implantar la doble plataforma y lamentó el amplio retraso del proyecto, comprometido inicialmente para 2015 en Valencia y para 2016 en Murcia.
Insistió en la necesidad de "completar la red radial de ferrocarril con otra circular" que una con alta velocidad para mercancías y para pasajeros todo el área mediterránea con el resto de Europa.
En su opinión, el proyecto del corredor, además de estar planteado para "fechas muy tardías", tiene numerosas complejidades y problemas técnicos que llevan a plantearse si realmente hay "voluntad política" de ponerlo en marcha.
Criticó que de las diez mayores ciudades por número de habitantes de España, cinco están en el Mediterráneo (Barcelona, Valencia, Málaga, Murcia y Alicante), pero ninguna de ellas está conectada entre sí por alta velocidad, a pesar de que España es el país del mundo con más kilómetros de AVE, solo menos que China.
El presidente de la patronal murciana, José María Albarracín, lamentó las lentas conexiones que actualmente hay entre Murcia y las comunidades valenciana y catalana, y la situación aún más sangrante con relación a Almería, con la que no hay conexión directa por tren. Asimismo, reprochó al Gobierno central "tener que estar reivindicando en pleno siglo XXI infraestructuras tan necesarias como es el ferrocarril para conectar y vertebrar el conjunto de España me parece un auténtico disparate".
Por eso, insistió en el papel fundamental de este corredor no solo para mercancías, sino también para pasajeros, ya que el área mediterránea agrupa en torno a la mitad de la población española y mueve también más de la mitad de las exportaciones del país.
Por su parte, la presidenta de la Asociación Murciana de la Empresa Familiar, Marian Cascales, destacó la unión entre comunidades autónomas que ha generado este proyecto por el que ha subrayado que es imprescindible luchar.
En su opinión, es mucho más que una infraestructura ferroviaria, porque ayudará a la competitividad, la economía, el turismo y las exportaciones, entre otros sectores, y potenciará la economía española y la del Arco Mediterráneo en general.
El presidente de la Fundación Pro AVE, Federico Félix, insistió en que esta infraestructura no solo beneficiará al área mediterránea, sino también al resto de España y al conjunto de Europa, y apuntó que, en un futuro, el corredor puede ser también un punto de conexión con África desde Algeciras.
En ese motivo, Marc Puig, presidente del Grupo Puig, lamentó que "no se puede justificar que no se haya priorizado esta inversión" sobre otras infraestructuras, como autopistas y aeropuertos que actualmente se encuentran sin tráfico, mientras que no existe una red de ferrocarril eficiente y sostenible.
Por su parte, Tomás Fuertes, presidente del Grupo Fuertes, consideró que se trata de una "inversión rentabilísima", por lo que ha preguntado a los poderes públicos por qué no se le ha dado la importancia y prioridad que se merece.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, también destacó la importancia de esta infraestructura para la economía española. "Es una infraestructura que tiene todo el sentido económico y es muy buena para toda España", aseveró.
En atención a los medios de comunicación y preguntado sobre si "quiere" el Corredor Mediterráneo, el presidente de Bankia ha señalado: "Claro, claro por eso estamos apoyando a una obra de infraestructura que tiene todo el sentido económico y es muy buena no solo para el Arco Mediterráneo, sino para toda España", defendió.