sábado, 18 de marzo de 2017

Pérez-Templado cita a tres peritos de parte el día que expira el ultimátum de C's a Sánchez para que dimita

MURCIA.- El magistrado Julián Pérez-Templado notificó ayer una providencia por la que llama a varios peritos a comparecer en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región el próximo 27 de este mes; precisamente el día que expira el ultimátum que Ciudadanos había otorgado al presidente del Gobierno regional, Pedro Antonio Sánchez, para haber presentado su renuncia al cargo, según publica hoy La Verdad

La diligencia acordada por el instructor del 'caso Auditorio' para el día 27 consiste en llamar a tres peritos a comparecer en su presencia, en la sede del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), con el fin de que ratifiquen los informes redactados por encargo de la defensa de Pedro Antonio Sánchez. 
Se trata de documentos que versan sobre cuestiones arquitectónicas y que vienen a avalar sin fisuras el proyecto modificado sobre el Teatro-Auditorio de Puerto Lumbreras que -según sostienen las defensas- justificó el hecho de que el edificio se quedara sin terminar. Estos peritos contratados por la defensa de Sánchez son los arquitectos Antonio García Herrero, Salvador Aledo Guerao y Mariano Alegría Pellicer, que tendrán que exponer las razones por las que han llegado a esas conclusiones y someterse a las preguntas del fiscal y de las acusaciones particulares. 
El magistrado también ha dejado constancia en su providencia de que no contempla la posibilidad de suspender la celebración de esa prueba, y mucho menos debido a que alguno de los muchos abogados de las acusaciones y defensa pueda aducir que tiene fijado otro acto judicial para esa misma fecha. De ser así, advierte el instructor, lo que deben hacer es remitirle un pliego con todas aquellas preguntas que habrían deseado formular a los tres peritos y que será el propio Pérez-Templado quien se las traslade.
En la resolución se hace constar, por último, que se ha recibido el expediente del Ayuntamiento de Puerto Lumbreras, con el proyecto básico sobre el Auditorio, que sirvió para solicitar la subvención de seis millones a la Consejería de Cultura, siempre según La Verdad.