lunes, 13 de marzo de 2017

Que retiren ya los cadáveres políticos in sepulto / Vera Mª Cubí *

Pedro Antonio es un actor mediocre y se le nota al sobreactuar estos días. Es un mediocre en todo. Y como tal actúa metiéndose en el papel de un presidente de verdad sin serlo en realidad. Sonríe a todos para suplir su ignorancia aunque la procesión la lleve por dentro porque sabe que estos días se la está jugando aunque otro garrulo como es Maíllo, solo él, le tranquilice de tú a tú a diario por teléfono después de haber sido ambos alcalde de pueblo pequeño. Los no extremos siempre se tocan de igual modo.

Pero llora de verdad cuando su mentor Valcárcel le sugiere, por indicación de Cospedal, que tiene que ir pensando en marcharse hasta de diputado regional porque no volverá a ser el candidato del PP a San Esteban si se convocan elecciones autonómicas anticipadas. Y es que el pobre es muy básico y con un discurso cansino y repetitivo por lleno de lugares comunes del que habla de oído sin entender del todo lo escuchado a otros. No es licenciado universitario aunque me lo jure en arameo porque eso se nota a la legua por su falta de método al ir a salto de mata y siempre colgado de la propaganda vacua y manida por pivotar sobre el falseamiento de casi todo lo que toca.

Mientras tanto, ahí está lo anunciado hoy por Pedro Sanz, ex presidente de La Rioja, que ha dicho que no se presenta a la reelección al frente del PP en aquella región. Lo que no dice es que es imposición de Génova 13 que desaparezca a la mayor brevedad tras saltar un escándalo en torno a su vivienda ilegal después de 20 años de presidente del PP y de su Comunidad Autónoma. De momento, lo dejan de vicepresidente del Senado para que pueda comer porque ser maestro de escuela, su verdadera profesión, lo ha olvidado después de tanto tiempo sin bregar con niños.

Pero lo de Pedro Antonio no es exactamente igual porque no tiene adonde ir si deja la política activa, al menos que le pongan en plan puente un sueldo si llega a presidente del PPRM mientras ven donde lo esconde el PP fuera de Murcia durante una temporada si el magistrado Pérez-Templado lo termina imputando. Porque entonces sería un cadáver político in sepulto al igual que también lo es hace tiempo el actual líder (?) del PSRM, el médico de familia, Rafael González Tovar, que como se ve no puede ser alternativa a PAS porque aún huele peor que el tocado presidente lumbrerense.

De momento, Pedro Antonio será protagonista involuntario de la próxima sesión de control al Gobierno el miércoles en el Congreso de los Diputados, algo a lo que Tovar nunca podrá aspirar porque nunca llegará a ser presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia y menos con la recua que le acompaña -excepción hecha del Dr. López López y algún otro u otra- en el PSRM. Hace tiempo que Tovar huele a cadáver sin sepultar aunque, en ocasiones, quiera ser un muerto viviente sin haber ganado elección alguna en su vida. Y es que ya no controla el partido ni a las alcaldesas díscolas ni a casi nadie porque ha perdido la escasa autoridad moral si es que alguna vez la ha tenido.

Pedro Antonio parece que sí las ha ganado las elecciones pero es otro cadáver insepulto porque no es hombre de palabra y, además, es un mentiroso, lo que hace dudar sobre que no hiciese trampas para llegar a ser alcalde de su pueblo porque a presidente de la Comunidad Autónoma llegó por la estrategia de C's y la fuerza de arrastre electoral en la Región de las siglas del PP. Si se presentase como tal, sería un marginal hasta en Puerto Lumbreras como tantos otros que ya lo han intentado antes por libre en otros lugares. Pero lo peor es que tiene en contra a Albert Rivera y a todos los suyos, inflexibles con su persona sea cual sea su suerte porque PAS no infunde confianza por su manera, típica de la vieja política, de hacer las cosas, algo que le pierde y le ha perdido ya para lo jóven que es. El sambenito ganado a pulso es que es alguien para nada de fiar, lo que es letal para quien aspiraba a vivir de este cuento.

Acostumbrado al tongo y a fuer de tener que asegurarse las lentejas como sea, Pedro Antonio ha diseñado con los avales recogidos en plan caciquil - Viudes dixit - un congreso del PPRM 'a la búlgara', sin contrincante y por aclamación sin tener que votar al nuevo presidente investigado/imputado o exculpado por el amigo Julián que, a un paso de la jubilación, está más preocupado de hacer amigos que del broche de oro de su carrera. Así que me barrunto que no verá nada de lo que señalan los fiscales y ya por tercera vez será más que benevolente con este muchacho de pueblo, que quedará eternamente en deuda con él y sus descendientes sin que nadie le discuta su imparcialidad técnica.

En su afán de aparentar iniciativa política y en la espera del pronunciamiento judicial, PAS ha tropezado con la inteligencia demostrada del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna  - hombre muy bien informado desde Moncloa -, que en cuanto ha sabido que el todavía presidente de la Región de Murcia es un cadáver político en el PP, ha aprovechado para quitarse de encima la patata caliente del cierre del aeropuerto de San Javier para poder abrir Corvera sin partir de cero. Y hay que observar, igualmente, que Pedro Antonio hace semanas que no viaja a Madrid en un abortado periplo de imagen por los Ministerios porque ya lo perciben allí como un zombi al que no deben hacer hueco en la agenda después de la que le ha liado en los medios nacionales al partido que sustenta al Gobierno. Vulgarmente, es que pronto ha dado el cante.

El otro mediocre, el socialisto de Tovar puede estar peor incluso. Porque, aparte de haber traicionado a Zapatero y a Sánchez, por este orden, ahora intenta salvar su estatus en el PSOE situándose con Patxi López a medio camino entre el oficialismo y la regeneración... para intentar seguir medrando en el partido por cuenta propia y de su hija, otra gran traidora a los dos mismos ex secretarios generales del PSOE aunque ya sin recorrido por mucho que pelotée al burócrata vasco creyendo que otro vago incapaz de pasar por la Universidad va a ser la solución de complejos problemas de partido y de país.

La democracia murciana comenzará pues su regeneración por la refundación, tanto del PPRM como del PSRM; es decir, retirando antes de que comience el calor murciano los cadáveres in sepultos de este par de bluff para enterrarlos políticamente de una vez y que su hedor no condicione para nada a unos sucesores ya sin dedazo. Si como todo indica, Rajoy ya no vuelve a ser candidato del PP y Pedro Sánchez se hace con el liderazgo del PSOE, aquí en la Región uno por tonto de remate y otro por inútil-felón no podrán seguir al frente de ambas formaciones ni un día más por una pura cuestión de higiene democrática del sistema que la Región de Murcia está pidiendo a gritos en un silencio más que crítico y abrumador. 


(*) Pseudónimo de la esposa de un alto funcionario de la Comunidad Autónoma de Murcia